Homenjes

Homenaje rendido al Ing. Miguel Raggio en el XXX Encuentro de Directores de Museos realizado en Campana los días 20 y 21 de abril de 2007.


INGENIERO MIGUEL RAGGIO


Muy pocos días atrás hemos debido compartir una noticia por demás dolorosa; tras una penosa enfermedad que durante años le restó progresivamente fuerzas, y luchando hasta el fin por el mejoramiento humano, el progreso de la ciencia y el desarrollo cultural nos ha dejado el ingeniero Miguel Mario Raggio.

Miembro conspicuo de la Asociación de Directores de Museos de la República Argentina desde los días iniciales acercó a la entidad su sólido prestigio, mereciendo de sus miembros la sostenida admiración y deseo de emulación que suscitan los grandes hombres y siendo reconocido con el Diploma de Honor de la Asociación en el Encuentro de Mar del Tuyú el 16 de abril de 1999,
ratificado por la plaqueta de honor en la reunión de Corrientes en el año 2003.

El ingeniero Raggio, nacido en Rosario en 1926, fue digno miembro de una familia de filántropos, que fueran donantes de las conocidas escuelas técnicas Raggio, y consagró su espíritu, su mente, su tiempo y su patrimonio a la promoción de las ciencias, el desarrollo de los valores y la difusión
de la cultura.

A los 24 años - 1950 - fundó en su propiedad el Instituto de Investigaciones Botánicas, desde donde a partir de 1954 fue editor de la revista OYTON (FITON), órgano internacional que en forma sostenida recogió trabajos originales de investigación botánica procedentes de los cinco continentes y, mediando el canje con más de 200 publicaciones de entidades científicas, dio lugar a la formación de los fondos hemerográficos principales de las bibliotecas de ciencias agrarias del Instituto Botánico
del Nordeste y de la Universidad Nacional del Comahue.

En 1961 formó la fundación Rómulo Raggio a la que donó su propiedad principal, el palacio Lorenzo Raggio, valioso ejemplar del neoclásico francés ecléctico y pieza principal del patrimonio rquitectónico de Vicente López, que desde entonces fue volcado a la comunidad como ámbito de cursos,
seminarios, talleres y conciertos.

Miguel Raggio, como consejero vitalicio y director general de la fundación fue hasta su última hora el orientador de esa entidad de bien público, que continuamente incorporó nuevas formas de apoyo al mejoramiento humano, en particular por la promoción de creadores jóvenes y el estímulo al mérito.

En 1983, desde la entidad que dirigía creó el Museo de la Fundación Rómulo Raggio, dedicado a las bellas artes, en particular al arte argentino; a las artesanías y a la historia local. En ese museo, con sostenida actividad como centro cultural, ADiMRA se honró en realizar su asamblea y encuentro de
directores el 7 y 8 de abril de 2000.

Merece obligada mención la creación, siempre a través de la fundación, a partir de 1993 de la Medalla Rómulo Raggio al mérito por propulsar la cultura argentina con la cual se ha premiado y estimulado el esfuerzo de creadores, investigadores, docentes, alumnos, artistas y trabajadores de la
mas variada procedencia y condición, en los cuales con la visión heredada de una estirpe se En el año 2006 fue declarado Ciudadano Ilustre de Vicente López por la Municipalidad de ese Partido.

Con Miguel Raggio, espíritu conductor de los hechos recogidos en esta incompleta reseña, no solamente ADiMRA, toda la cultura, la ciencia y la República pierden un guía, pero ganan una figura de ejemplo. Pido minuto de silencio y oración. Gracias.