Indígenas

SELK'NAM u Onas

Muy diferentes a sus vecinos canoeros están emparentados con los tehuelches, habitantes de la Patagonia. Eran de una gran contextura física, con presencia altiva y corredores incansables.

Basaban su subsistencia en la caza del guanaco, cosa que hacían con la ayuda de sus perros y el hábil manejo del arco y la flecha.

Yamanas

Alacalufes
Onas
Haush
Chonos
Chilotes
Pehuelches
Tehuelches
Indígenas
Consumían también los mamíferos marinos que varaban en las costas y a los "tucu tucu" (típico roedor del norte de la isla Grande de Tierra del Fuego). Para cazarlos saltaban sobre sus madrigueras hasta matarlos aplastados. La pesca la practicaban solo en los casos que los peces quedaban atrapados en piletones naturales durante la bajamar. De la misma forma recolectaban moluscos. Complementaban su dieta con hongos, apio silvestre, distintos tipos de bayas, huevos y aves.

El clima en la estepa fueguina es mucho más riguroso que en los canales. Vestían largos "quillangos" realizados con la piel de guanaco (también podían ser de zorro o de lobo marino) y utilizaban mocasines de piel. Los cueros eran también utilizadas como para vientos de sus refugios temporarios (tolderías). Cerca de los bosques armaban con palos y pieles una carpa que en algo se parecía a los "tipi" de los indios de Norte América.

De costumbres nómades se desplazaban por el extenso territorio en búsqueda de su comida predilecta: el guanaco. En realidad lo hacía dentro de su territorio ("haruwen") dado que cada grupo tenía su tierra. No se quedaban más de 7 a 10 días en cada lugar y se movían en familia. En este peregrinaje la mujer transportaba a los bebes en una especie de cuna y también trasladaban palos y pieles para improvisar los refugios.

Con un rico lenguaje propio era muy diferente al de los Haush, pero guardaba similitud con los tehuelches del sur. No se ha recogido un vocabulario tan extenso como el trabajo realizado por Thomas Bridges con los Yamanas, pero de cualquier forma se pudo recopilar bastante. No sucedió lo mismo con los Haush de los cuales se tienen solo algunos vocablos sueltos.

Además de su territorio los Selk'nam pertenecían a una sección que correspondía a uno de los siguientes puntos cardinales: norte, oeste y sur. Este "cielo" o sector era el del padre y lo heredaba la familia. Tenía importancia en los casos de casamiento porque una mujer solo podía casarse con hombres de otro "cielo" (como si fueran clanes). De orden patriarcal, la mujer debía responder como esposa sumisa. Existían dentro de su sociedad hombres que adquirían gran prestigio como los que resultaban hábiles guerreros o deportistas y también aquellos que se destacaban en sus manualidades, inclusive la cestería en caso de las mujeres.

Los "shamanes" eran temidos y respetados. En cambio era diferente el respeto que se le tenía a los sabios a los cuales se los consultaba para la toma de todas las decisiones, al igual que la figura de los profetas.
Cuando llegó el europeo a establecerse en la zona (1880) lo hizo seguido de los padres Salesianos que en la región de Río Grande establecieron su reducción para "civilizar" a los indios, por lo cual tuvo una gran relación con ellos. Aunque fueron muy criticados trataron de hacer lo posible para salvarlos de los nuevos dueños de las tierras y enseñarles las "civilizadas" normas de vida.

Hasta 1930 celebraron el "Hain" (en algunos trabajos se lo designó como "kloketen") que era una ceremonia para iniciar a los jóvenes. Desde ese momento eran considerados adultos. Las mujeres además de cantar participaba en la ceremonia a forma de público siendo los varones los que en forma activa se presentaban pintados y con máscaras.

Representaban distintas divinidades de su mitología y el "público" se dejaba sorprender participando de esta forma de la ceremonia. La duración de este rito era , aparentemente, muy variable y se realizaba sin una frecuencia establecida.

Con la llegada del europeo comenzó una rápida extinción. Se estimó que la población era de aproximadamente unas 3.500 personas pero gracias a las enfermedades traídas en los barcos, las matanzas de los nuevos dueños de las tierras y las propias guerras intestinas a que llevó la reducción del territorio por el cual se desplazaban en búsqueda de alimento (impuesto por los cercos de los estancieros), hizo que esta cultura desapareciera. Quedan algunos descendientes pero ya asimilados a la cultura importada.

La etnógrafa francesa Anne Chapman realizó una serie de grabaciones sobre cantos de los "Selk'nam" que fueron publicadas por Folkways Records y que pudimos escuchar en el Museo del Sonido en Londres. Los Selk'nam no llegaron a desarrollar instrumentos musicales por eso estos cantos no tienen acompañamiento musical. Llama la atención la vocalización de sonidos y es en especial interesante porque se trata de una forma de expresión artística de una cultura de cazadores y recolectores. Los cantos grabados son Chamanicos, de Duelo y algunos de ellos ya son de la época en que estaban reducidos en la Misión Salesiana.
Del trabajo recopilado por Anne Chapman extraemos un comentario del "indio" Luis Garibaldi (su familia era de la zona de Cabo San Diego, por lo tanto Haush), refiriéndose a algunos estancieros de origen europeo : " ... Ellos educaron algunos indios, educar en el sentido del trabajo, darle amor al trabajo, al dinero, en fin. Ahí el indio, en principio, el que quería trabajar trabajaba, el que no, no trabajaba. Pero el que no trabajaba no tenía comida, as¡ que era fácil educarlos."

Con respecto a matanzas generalizadas de indios, no se tienen datos precisos. Sí algunas fotos algo trucadas y unos pocos comentarios pero que no dicen de números aunque sí algunos métodos. Nuevamente de la misma obra podemos leer el comentario de un descendiente de "Selk'nam" , Federico Echeuline: " ... Ellos mataban porque les convenía, porque les pagaban libra esterlina por cada cabeza y la mujer le cortaban los senos ... ". Luis Garibaldi agrega: " ... Lucas Bridges dice que él invitó al Chancho Colorado (administrador de los Menéndez) para ver si podía civilizar a los indios, que era mejor civilizarlos, que podían ser útiles para el trabajo del establecimiento ganadero y el Chancho Colorado le dijo que no, que era mucha molestia, porque para civilizar, primero hay que mantenerlos y después hay que vestirlos y hay que educarlos; mejor es meterle una bala, se termina enseguida la historia.

El Cabo Peñas es el que está frente donde está el faro. Es un cabo que desplaya mucho y hay un descanso de lobos, porque es muy desplayada y hay mucha alimentación en la marea baja. Hay peces y mariscos, de muchas clases. Hasta el lago (Fagnano) bajaban la gente a marisquear y cazar lobos. Porque ahí estaba el descanso de lobos. Entonces el Chancho Colorado éste puso una vez unos centinelas armados con Winchester, unos tres cuatro hombres tres por un lado, tres por otro lado del cabo.
Cuando vino la marea alta a crecerse, en una parte del acantilado del cabo los iban apretando a medida que venían subiendo la marea, los iban apretando y el que quería pasar para el lado de la gente, le metían bala ... así que la gente, las mujeres y los chicos, se aglomeraron donde estaba el acantilado y ahí los ahogaron a todos ... ".

Si bien la exactitud o la objetividad es algo relativa, así entendieron ellos lo que les sucedió. En una de las partes se refieren a los misioneros y como fueron llevados a las reducciones : " ... Entonces los custodiaban con la policía y el ejército, en unos corralones hechos de madera y alambre. Después de ahí se lo entregaban a Monseñor Fagnano para que este los remitiera a la Isla Dawson donde tenía la misión, que ellos explotaban en la isla, con aserradero y ovejas. (Fue) Una concesión que tenía Fagnano del Gobierno chileno. Han llevado cantidades de indios allí, más de tres mil indios. ¨¨¿Qué hicieron con los indios?. ¿¨Hicieron salchichas o qué? En veinte años no puede haber terminado una cantidad de indios de enfermedad o una cosa así. Algunos tienen que salvarse. Cuando entregaron la Isla Dawson, después de veintiún años de explotarla, trajeron unos pocos indios acá (a la misión cerca de Río Grande). Pero Onas no vinieron más que tres mujeres: la Paula, la Raquel y la Petronila. Fueron las únicas que vinieron acá, hombres no vino ninguno."

En otra parte continua: " ... Acá mismo en la Misión Candelaria (la de Río Grande) venían algunos indios de afuera, a refugiarse ahí, pero vivían poco tiempo, morían enseguida. Esto es lo que yo no sé, lo que no me puedo explicar. Muchas veces he meditado sobre este punto y no he llegado a ninguna conclusión."
Ellos murieron hace tiempo, sin poder encontrar una respuesta. "The answer, my friend, is blowing in the wind."