Historia de la aviación en Ushuaia

En Tierra del Fuego la aviación comenzó en 1928 con el vuelo de un hidroavión, el "Cóndor de Plata", que saliendo de Punta Arenas acuatizó en la bahía de Ushuaia para sorpresa de los pobladores que nunca habían visto un avión.

Se trataba del piloto alemán Gunther Plüschow que se encargó de filmar su vuelo y escribir un libro de esta nueva aventura.

El regreso a Punta Arenas fue algo accidentado dado que una tormenta lo obligó a acuatizar cerca de isla Dawson. Su nave de apoyo, el "Feuerland", lo encontró en la ruta y luego de desmontar la máquina lo llevó hasta Punta Arenas. Su avión, el D -1313 Tsingtau , era un Heinkel HD 24 desarrollaba una velocidad de 160 km/h; lamentablemente cayó en 1931 en la Patagonia (Lago Argentino) causando la muerte de este aventurero piloto. Para ubicarnos un poco tengamos en cuenta que un año antes Charles Lindberg hacia el primer vuelo trasatlántico uniendo Nueva York con Paris (1927). El mismo año (1928) el inglés sir Hubert Wilkins llegaba a la Antártida. El siguiente viaje fue recién en 1931. Llegó en vuelo comercial el pionero Rufino Hugo Cambaceres con un Waco 22 Hp, tocando las ciudades de Río Grande y Ushuaia.

 

En 1932 una línea aérea fue autorizada a volar hasta Río Gallegos, en el continente. Como aterrizar en Ushuaia fue siempre bastante difícil se decidido unir Río Grande y Ushuaia con un camino cruzando la cordillera. De esa forma se podía combinar el viaje en avión hasta Río Grande para luego seguir en auto; el cruce de la cordillera se hacia a caballo y pocas horas después el viajero arribaba a destino. Las pistas de aterrizaje que se utilizaron en un comienzo consistieron en un campo natural de la misión Salesiana de Río Grande y luego , en 1934, se utilizó una precaria pista de aterrizaje en el frigorífico de la ciudad. En Ushuaia la primer pista fue un terraplén realizado en 1933 por los penados. Pero todavía los vuelos no eran regulares.

En 1934 Cambaceres realizó un raid experimental de Buenos Aires-Tierra del Fuego-Buenos Aires; alrededor de 6.500 kilómetros, tratando de demostrar la eficiencia del medio. Al año siguiente arriba en vuelo regular un Late 25 de la empresa Aeroposta Argentina con 4 pasajeros. Los vuelos salían de Bahía Blanca y arribaban a Río Grande; su duración era de 2 a 3 días. En 1940 la familia Bridges y Harold Reynolds compraron una avioneta (una GA Cygnet 2) pasando a ser la primer avioneta con base en Tierra del Fuego. Tanto en las estancias Harberton, sobre el Beagle, y Viamonte, sobre el Atlántico, acondicionaron pistas de aterrizaje para emergencias pero que pueden ser utilizadas por las avionetas sin mayor problema.

Este era un momento muy especial porque se estaba desarrollando la Segunda Guerra Mundial y, según versiones, el interés de la avioneta era vigilar la costa ayudando a los aliados en avistajes de submarinos o buques pertenecientes al "Eje". Pero recién en 1948 queda unida Ushuaia con Buenos Aires. Aviones de Aeroposta Argentina hacen vuelos periódico tocando también Río Gallegos y Río Grande. Hasta ese año llegaban a Río Grande y esporádicamente lo hacían a Ushuaia. Existieron varios intentos algo dispersos y discontinuos como por ejemplo el enlace aéreo Río Gallegos - Ushuaia - Río Gallegos con la máquina Cruz del Sur. Pero en realidad tenían mas similitud a raíz que a vuelos regulares. Así también tenemos la llegada del primer avión grande a Río Grande: un DC 4 de la Armada. Ese mismo año,1949, arribó una avioneta triplaza piloteada por Alberto Vico que promovió la fundación del Aero Club. Recién en 1954 se fundan los Aeroclubs de Ushuaia y Río Grande. De ahí en más la actividad de ambos aeroclubs es propulsada por los primeros pilotos fueguinos como Martín Lawrence, Vladimir Bronzovich y Vicente Padín.

Se construyeron hangares, pistas nuevas y se dictaron cursos. Las estancias comprendieron la importancia de este veloz medio de comunicación y se construyeron varias pistas. Incluso hicieron un vuelo a Isla de los Estados con dos avionetas piloteadas por M.Lawrence y V. Bronzovich. Aerolíneas Argentinas realizó vuelos con máquinas DC-3 (1951) siendo luego reemplazado por los Avro 748, DC-4 y los Boeing 737. En 1966 hace su aparición Líneas Aéreas del Estado, de la Fuerza Aérea Argentina, con 5 vuelos semanales operados con aviones Douglas DC 3 uniendo Río Gallegos y Ushuaia con escala en Río Grande. LADE, con el firme propósito de abrir rutas comerciales no rentables para las otras empresas, uniendo de esta forma puntos aislados de la vasta geografía de la zona austral inauguró en 1972 sus vuelos regulares con Puerto Argentino, en las islas Malvinas, desde Comodoro Rivadavia. Primero con hidroaviones Albatros hasta que fue construida la pista de aterrizaje. Las frecuencias fueron suspendidas en 1982 con la Guerra de Las Malvinas.

Los vuelos de carga a Tierra del Fuego se realizaban con Douglas C-47 y luego incorporaron los aviones Twin Otter. Se realizaron algunos vuelos con Hércules C-130 pero solo para carga. El servicio de pasajeros continuo con Fokker F-27 y F-28. Las frecuencias se fueron modificando según las necesidades y distintos momentos políticos que vivió la Patagonia y la Argentina en general. Dadas las condiciones precarias para aterrizar en Ushuaia y la falta de interés en mantener la ruta , Aerolíneas Argentinas dejó de prestar servicio en 1971, retomándolo en 1984.

Durante esos años solo LADE y los Transportes Aeronavales , de la Armada Argentina, cubrían el servicio. En el caso de los Aeronavales tuvieron dos frecuencias semanales que se incrementaban en caso de traslados. Aprovechando el espacio dejado por Aerolíneas Argentinas la empresa de cabotaje AUSTRAL llega a Tierra del Fuego, pero solo se la autoriza hasta Río Grande. Para la isla fueron de gran importancia los aviones sanitarios. Sucede que, hasta en la actualidad, las derivaciones sanitarias a Buenos Aires son muchas dado que los hospitales de la isla no son de alta complejidad. Así es que el primer avión sanitario de la gobernación fue un Piper Azteca de 6 plazas. Luego le siguió un Beechcraft BE 80, un Lear Jet 24 D, un Arava, un Electra y un Lear Jet 35 A; además de un helicóptero.

En 1973 ocurre un importante hecho para la aviación mundial que fue el primer vuelo transpolar desde Buenos Aires hasta Australia y Nueva Zelandia. Una máquina de la Fuerza Aérea Argentina, al mando de H.L. Fautario inaugura una nueva ruta aerocomercial entre Asia, Oceanía y América. Este mismo año un Boeing 707 aterriza en Ushuaia para estudiar la posibilidad de futuros vuelos, llegándose a la conclusión que se debe hacer una pista nueva. En el resto del archipiélago fueguino los únicos vuelos regulares son de Punta Arenas a Puerto Williams, en la isla Navarino, por LADECO ; además de los vuelos militares. Las frecuencias varían de una a tres veces por semana según la época del año. Como hecho anecdótico tenemos que en 1976 una avioneta piloteada por Juan Lawrence y Paul Weston aterrizan en la isla Cabo de Hornos. Existieron varios intentos de unir Punta Arenas con Ushuaia. Por el momento y por disposiciones gubernamentales, solo se puede hacer con Río Gallegos.

Los vuelos de Ushuaia a Puerto Williams se pueden hacer en avioneta particular al igual que desde Río Grande. Con respecto a la ANTÁRTIDA los vuelos no son regulares y no se realizan desde Tierra del Fuego. En general parten de Río Gallegos los argentinos y de Punta Arenas los chilenos. Son vuelos sujetos a las condiciones meteorológica y hasta ahora nunca se sabe con seguridad cuando se parte y cuando se retorna. La decisión final recae en el Comandante de la nave.

 

Novedades

Folletos Exposición