Historia de la cárcel

LAS ISLAS CÁRCELES

Volver a Historia de la Cárcel
 

En los penales islas siempre han sido recluidos personajes que han logrado cierta relevancia, ya que estos recintos, por lo general, están asociados a la aplicación de un sobre castigo en contra de las personas que han violentado de manera severa las normas sociales o políticas.

La isla Santa María, ubicada en la Cuenca de Arauco, en la Octava Región en Chile, cuenta con el precedente de albergar por espacio de 45 años una cárcel destinada a reclusos de bajo compromiso delictual, hasta fines de la década de los '80. Santa María cuenta con una superficie de 3.200 hectáreas y posee dos poblados: Puerto Sur y Puerto Norte, localidades en la que existen un retén de Carabineros, registro civil, escuelas y comercio, e incluso los vecino del sur poseen red de agua potable. La única vía de acceso a la isla desde el continente se realiza a bordo de una barcaza que tarda dos horas en unir Lota con Puerto Sur. El 1944 un sector de la isla -hoy en poder de la Armada- fue habilitado como centro de cumplimiento penal. En un principio las instalaciones fueron diseñadas para atender a 80 internos de baja peligrosidad, pero -como es habitual en las cárceles chilenas- durante el funcionamiento del recinto la población penal llegó a sumar 300 personas, las que se veían obligadas a convivir en dos barracones. Las instalaciones de la única prisión isla de Chile, fueron finalmente clausuradas en 1989, debido a que su mantención resultaba extremadamente cara para las arcas fiscales.

Alcatraz, la legendaria cárcel ubicada frente a la bahía de San Francisco, en California. De hecho, el penal norteamericano sólo contaba con nueve hectáreas y estaba diseñado para albergar a reos de alta peligrosidad. En el reglamento que regulaba la vida de internos y custodios de la prisión estadounidense quedaba claro que tal recinto tenía por fin imponer una sanción adicional a reclusos altamente conflictivos. A modo de ejemplo, el artículo 5º decía: "Usted tiene derecho a recibir comida,ropa, albergue y atención médica. Cualquier otra cosa que obtenga es un privilegio". El centro de reclusión comenzó a funcionar en 1934 y fue clausurado en 1963, por orden del procurador general de Estados Unidos, Robert F. Kennedy. Durante sus 29 años de funcionamiento recibió a una población total de 1.545 reclusos y curiosamente jamás tuvo copada sus plazas. De hecho, contaba con 336 celdas, pero en promedio tuvo a 260 reos. Entre las medidas de seguridad y castigo con que contaba esta unidad se cuentan: - Todo correo era censurado. Incluso las cartas eran tipeadas de nuevo para evitar el ingreso de mensajes secretos o el ingreso de drogas mediante la vía de remojar el papel en opio. - Había celdas de castigo conocidas como el "hoyo", ya que estaban aisladas del resto, eran oscuras, frías, pequeñas y sin iluminación. En ese lugar los internos podían estar meses e incluso años. - Los resultados del régimen penal en Alcatraz fueron lamentables, ya que durante su funcionamiento se contabilizaron cinco suicidios, ocho asesinatos y el 20 por ciento de las personas expuestas a este régimen terminaron con graves enfermedades mentales. En Alcatraz, el reo más conocido fue Al "Scarface" Capone, el gángster norteamericano que dominó a las organizaciones criminales de Chicago entre 1925 y 1931, quien ingresó a este recinto el 22 de agosto de 1934.

En el siglo pasado, el régimen colonial francés estableció un penal de ese tipo en las costas de Guyana, en aguas del Caribe: la Isla del Diablo. Uno de sus más famosos moradores fue Alfred Dreyfus, oficial del ejército francés acusado falsamente de espiar para los alemanes y que debió purgar su condena en el penal, un agreste peñón rodeado de tiburones que antes había sido una colonia de leprosos. La cárcel contaba con vigilancia permanente para los reclusos.

Más en el pasado, Napoleón Bonaparte fue recluido en la isla cárcel de Santa Elena, ubicada en el sur del Océano Atlántico, en junio de 1815, tras ser derrotado en la batalla de Waterloo. En ese lugar permaneció hasta el día de su muerte, ocurrida el 5 de mayo de 1821.

Otro centro de reclusión en aguas tropicales lo constituyó la cárcel panameña de Coiba, en el Pacífico, una isla con gran diversidad en bosques y fauna en la que se desarrollan numerosos proyectos científicos y que forma parte de un gigantesco parque nacional, mientras que en el siglo XIX fue utilizada como refugio de piratas.

El presidente sudafricano Nelson Mandela también debió soportar los rigores del encierro insular en la cárcel de máxima seguridad de Robben Island, ubicada a unos 11 kilómetros de Ciudad del Cabo. Allí, el dirigente estuvo 18 de los 27 años que estuvo en prisión. La cárcel funcionó entre 1961 y 1991 y llegó a contar con 3.000 reclusos, todos de color. Actualmente, el penal -que contaba con una cantera donde los reclusos realizaban trabajos forzados- es considerado un monumento nacional a la libertad.

En el Cono Sur, los ejemplos más conocidos lo constituyen la isla de Juan Fernández -utilizada en la Colonia como lugar de destierro- y Tierra del Fuego, utilizada por los gobiernos argentinos del siglo pasado como Presidio Militar y Cárcel de Reincidentes entre 1884 y 1947, y que tuvo como sede la Isla de los Estados y luego la bahía de Ushuaia.

Actualmente, sólo Turquía posee un recinto carcelario instalado fuera del continente. Abdalá Ocalan, el jefe del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), es el reo más connotado que cumple pena en el recinto carcelario de Imarail, ubicado en las aguas jurisdiccionales de Turquía del mar de Mármara.

Fuente información: Guillermo Espinoza y Pablo Vergara