Cárceles del Mundo

EASTERN STATE PENITENTIARY

Volver a Historia de la Cárcel
 

La cárcel abrió en 1829, pero desde hacía 30 años se luchaba por este proyecto innovador. Una cárcel surgida del Iluminismo con la intención de dejar atrás los establecimientos donde convivían adultos, mujeres y hombres, con niños que hubieran cometido cualquier delito. Un lugar donde el castigo corporal estaba permitido, así como también todo tipo de abuso de las autoridades. Así abrió la cárcel más cara del mundo convirtiéndose en referencia para el resto del mundo. Bajo los preceptos cuáqueros. La idea era la reclusión unicelular, por la que el penado aislado vivía con su pensamiento y culpa. El tiempo actuaría como reformador apoyándose en el trabajo diario (zapatería, textiles, etc.). El convicto no recibía visitas ni correspondencia, ni contacto alguno con otro preso o guardia; la comida se le pasaba por una puerta trampa. Solo la luz cenital del cielo lo iluminaba como si fuese la palabra de Dios con la Biblia. El arquitecto británico John Haviland pensó en 7 pabellones en forma radial y una rotonda central desde donde se vigilaba. Las celdas tenían agua corriente, calefacción central, luz del exterior y un patio externo individual para ejercicios. El edificio tenía la apariencia interna de un monasterio, lo cual sería como una máquina para reformar delincuentes. Externamente tenía el aspecto de una fortaleza medieval que impartía miedo.
Es importante destacar que en el mundo existieron dos sistemas, el New Cork Aubum System o el Pensylvania System. Este último fue estudiado y repetido por el Imperio Británico, Rusia, Japón, China, Europa y Sud América.
Tuvo críticos y seguidores, pero lentamente fue cambiando y el aislamiento se fue dejando de lado, lo que ocurrió luego en todos los demás países. Comenzó el deporte, un periódico interno, etc. El preso más famoso internacionalmente fue Al Capone, que tuvo su celda amueblada con antigüedades y cierto confort.
La cárcel cerró en 1971, a 142 años del ingreso del primer penado, Charles Williams o Prisoner Number One (el Prisionero número uno). La ciudad de Filadelfia compró el lugar en 1980 con la idea de reutilizar el sitio. En 1988 un grupo de vecinos peticionó al alcalde que detuviera la reutilización del sitio para otros propósitos. Se formó la sociedad Pennsylvania Prison Society, que abrió la penitenciara para la primera temporada de visitas en 1994. En 1997, firmaron un convenio con el municipio por 20 años. En 2001, una nueva sociedad sin fines de lucro tomó el acuerdo: es la Eastern State Penitentiary Historic Site, Inc.”.