Carlos Pedro Vairo, licenciado en Administración de Empresas, museólogo, escritor, historiador, explorador e investigador, es uno de los fundadores y director del Museo Marítimo de Ushuaia desde sus inicios. Dadas las malas condiciones del edificio, junto con la Asociación Civil del Museo, solucionó numerosos problemas básicos. 
Al ingresar a la vieja cárcel para estudiar la factibilidad de instalar el Museo Marítimo de Ushuaia, nos encontramos con panorama desolador donde si bien estaban los muros, faltaba gran parte de los techos, no contaba con calefacción, agua corriente, electricidad, ningún vidrio ni aberturas, desagües en pésimo estado, etc. Por otra parte estaba inundado dado que al levantar el nivel de los terrenos que lo rodeaban para la construcción de los nuevos edificios, el deshielo y los chorrillos filtraban por las paredes y puertas. Una zanja perimetral de unos 70 cm. de profundidad permitió eliminar gran parte de las filtraciones de agua y desviar los chorrillos. Paulatinamente se lo puso en valor y de esta forma logramos recuperar el espacio para actividades culturales.

El desafío era grande pero no imposible.

Comprendimos la importancia Patrimonial de lo que fuera el motor de la economía local y factor poblacional de la Provincia en la primera mitad del siglo pasado. Con el apoyo parlamentario y a instancias de una presentación que hicimos en las dos cámaras del Congreso de la Nación, el edificio y dependencias adyacentes, fueron declaradas Monumento Histórico Nacional en 1997.

 

Novedades

Descargas